trailers y estrenos CO
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Tarantino bebió de esta fuente roja, violenta, y sexual.

Sex and Fury, la película de la que bebió Tarantino
Escrito por:
jueves 01 octubre, 2020

Película: "Sex and Fury".

Título original: "Furyō anego den: Inoshika o-Chō".

Año 1973.

País: Japón.

Una mujer busca a los asesinos de su padre, muerto cuando ella era una niña. Su sed de venganza se verá rodeada de otros personajes y sus historias en el Japón de mediados de la era Meji (1868-1912).

"Sex and Fury" es una de las películas que influyeron en su juventud al entonces cinéfago y luego famoso director; Quentin Tarantino. Se encuentra entre los filmes de los que copió ó homenajeó (como quieran verlo) secuencias, vestuario, planos, etc. Pertenece al subgénero del 'sexploitation' y al 'Pinky Violence', este último es otro subgénero japonés del cine de explotación que nació a finales de los 60's y tuvo su época dorada en los 70's. Eran películas protagonizadas por mujeres y que contenían una alta dosis de violencia (incluidos fetiches extremos), sexo (el lésbico estaba muy presente) y, sangre en cantidades industriales (la sangre súper falsa de los 70's estilo salsa de tomate).

El guion de 'Sex and Fury' es flojo, pero con algunos momentos de lucidez. De todas formas no eran largometrajes que buscaran desarrollar a profundidad ningún tema dramático o existencial, era cine de evasión, de palomitas, para un público adulto que buscaba sensaciones mundanas y de fácil compresión (No necesariamente es sinónimo de algo malo, mucho menos para un cinéfago).

Donde la película brilla y se te queda en la memoria es en la parte visual. Tiene un juego de planos que por momentos roza la genialidad creativa, combina de gran forma el movimiento típico de la cámara al hombro y los zooms setenteros, sumado al sensacional uso de un slow motion (en algunas escenas puntuales) estilizado, dando por momentos la sensación de ver un animé de carne y hueso bien hecho. La paleta de colores es balanceada casi a la perfección, resaltando como no podía ser menos las tonalidades fuertes como el rojo de venganza. La banda sonora a veces encanta y se encuentra en armonía con las imágenes, pero en otras partes, su utilización es pésima.

En ese tipo de películas no se puede hablar de actuaciones profundas en el sentido académico, pero sí de interpretaciones a tono con lo que nos cuentan. En ese sentido, la actriz y cantante Reiko Ike, que interpretada a la vengativa protagonista, nos da lo mejor de su parte (en varias escenas tiene que actuar y luchar completamente desnuda, algo para nada sencillo). Junto a ella tenemos a la actriz y modelo sueca Christina Lindberg, todo un mito erótico del cine europeo de los primeros años de la década del 70, ella tiene una participación especial en el filme con un personaje que se desarrolló sobre la marcha y que nació gracias a una visita al Japón por parte de la actriz, que nada tenía que ver con ese proyecto. Los productores del filme, conocedores del estatus de símbolo sexual que tenía Lindberg en Europa, se apresuraron a ofrecerle el papel, el cual no sería el único de la sueca en suelo nipón. Su personaje es casi una mera excusa para mostrarla desnuda y, en una escena lésbica muy candente. Su historia dentro de la película es un completo disparate, pero su presencia es oro puro para el género y subgéneros de los que bebe la obra.

Cine serie B' con algunos elementos técnicos clase A. Se disfruta y destaca en su género.


local_offer Etiquetas: Quentin Tarantino

Te recomendamos

El terror erótico de la Hammer

Visita

Hollywood le da la bienvenida al gran Billy Wilder

Visita

Uno de los últimos suspiros del cine de oro mexicano

Visita

Violación en Betty Boop

Visita

Superman. El declive de un dios.

Visita

5 Buenas en Netflix

Visita

Por favor, déjanos saber que piensas

Tu email no será mostrado. Los campos con * son obligatorios